Desarrollo Evolutivo

Cómo liberarte de las preocupaciones para lograr una vida más tranquila y feliz

Para disfrutar de una vida mucho más feliz, tranquila y relajada es necesario liberarte de las preocupaciones. Te explicamos cómo con estos sencillos consejos de autoayuda.

Es difícil no tener preocupaciones a lo largo de nuestra vida, sin embargo debemos darle la importancia que tengan en cada momento así como ir eliminando de nuestro día a día las preocupaciones o temores que nos impidan avanzar.

No debemos darle muchas vueltas a nuestra cabeza pensando en los problemas o anticipándonos a ellos, lo único que conseguiremos con esta conducta es no lograr la calma y la felicidad.

Con anticiparnos a los problemas pensando en ellos solo conseguiremos agotarnos y no tener las fuerzas suficientes para poder hacerles frente.

Por eso es mejor hacer una especie de inventario con el fin de ir eliminado las preocupaciones que no nos permitan avanzar y afrontarlos con autoconfianza.

Leer más: Cómo liberarte de las preocupaciones para lograr una vida más tranquila y feliz

 

Soltar patrones, creencias y programas limitantes es amar

¿Te has puesto a reflexionar sobre cómo te manejas en tu día a día? ¿Cómo reaccionas ante los eventos, circunstancias y situaciones de la vida? ¿Has pensado u observado cómo repites patrones y creencias limitantes que en tu mente se han arraigado y solo te han causado dolor y sufrimiento?

Los patrones son estructuras inculcadas desde la infancia, bien sea por nuestra familia, por la sociedad o por alguien más. No es fácil darse cuenta cuando algo en nosotros está mal, pero algo siempre suele avisar: tristeza, enfado, frustración, sensación de vacío o soledad. Generalmente, una emoción que suele mostrarnos que debemos realizar un cambio. Los patrones y creencias erróneas nos hacen daño y muchas de ellas se encuentran en el subconsciente. Darse cuenta y trabajar en cambiarlas duele porque generalmente provienen de un miedo. Miedo que, sin querer, nuestros seres más cercanos nos han transmitido: miedo al fracaso, miedo a la soledad, al rechazo o al abandono, miedo al éxito, miedo a no ser capaz, a no poderlo lograr, miedo al amor o a la muerte. Estos miedos solo son una creación de nuestra mente para no afrontar y sanar la herida de la cual provienen, porque al ego o a nuestra mente no le convienen, pero a nuestro corazón, a nuestra alma, le hará muy bien. Para sanar, hay que tocar la herida y cambiar el patrón mental y emocional; esto suele ser un proceso que toma tiempo y esfuerzo. Tú has venido a eso: a transformar tu mente.

Leer más: Soltar patrones, creencias y programas limitantes es amar

Los niños también tienen su propio lenguaje

Es bien sabido, que los adultos nos valemos de diferentes lenguajes para comunicarnos entre nosotros que difieren del oral. Señales de humo, código morse, lenguajes de signos, existen muchos métodos de comunicarnos incluso a grandes distancias y todos ellos desarrollados por el ser humano.

Lo que no podíamos llegar a intuir es que en los niños ocurriese un fenómeno similar incluso a edades tan tempranas como son los 6 meses de vida. Investigadores de la Northwestern University han demostrado que la flexibilidad que los adultos tienen para comunicarse también ocurre en los niños.

Leer más: Los niños también tienen su propio lenguaje

Cinco Razones para Dejar de Decir “¡Muy Bien!”

Salga a un sitio de juegos, visite una escuela o aparézcase en la fiesta de cumpleaños de un niño, y hay una frase que de seguro va a escuchar: “¡Muy bien!”. Incluso los bebés pequeños son elogiados por juntar sus manos (“Bonito aplauso!).  A algunos de nosotros se nos escapan estos juicios sobre nuestros niños al punto de que casi se convierte en un tic verbal.

Muchos libros y artículos advierten en contra de recurrir al castigo, desde pegar hasta el aislamiento forzado (“tiempo fuera”). Ocasionalmente alguien incluso nos pedirá que reconsideremos la práctica de sobornar a los niños con stickers o comida.  Pero usted tendrá que buscar arduamente para encontrar una palabra que desaliente lo que es eufemísticamente llamado refuerzo positivo.

Leer más: Cinco Razones para Dejar de Decir “¡Muy Bien!”

MÁS ALLÁ DEL SUFRIMIENTO

El sufrimiento, en algún punto de nuestra existencia, nos lleva al agotamiento. Llega un momento que ya no podemos más y nos decimos con firmeza, “Ya basta, no quiero sufrir más”. Esto no significa que enseguida paremos de sufrir, y en este estado podemos transitar algún tiempo hasta descubrir que los causantes del sufrimiento no son las circunstancias externas ni las demás personas que nos rodean, nuestra programación es quién lo causa. Al descubrirlo ya damos el primer paso. Ya podemos responsabilizarnos y encontrar una salida.

Leer más: MÁS ALLÁ DEL SUFRIMIENTO

Página 8 de 37