EL TAO DEL LIDERAZGO

John Heider
“Como el agua
El líder sabio es como el agua. Ella refresca y limpia a todas las criaturas vivas sin juicios ni distinciones; libre y sin miedos, penetra profundamente bajo la superficie de todas las cosas; fluye; responde; sigue la ley con toda libertad. El líder sabio trabaja sin quejarse en cualquier contexto y con todo problema o persona que se presente. Actúa siempre para beneficio de todos y es capaz de servir más allá de cuanto le paguen. Habla simple y honestamente, interviniendo sólo para dar luz y armonía.
Para profundizar en ti mismo, abandona tu egoísmo. Abandona tus esfuerzos por ser perfecto, rico, seguro o admirado. Tales esfuerzos te limitan, bloquean tu universalidad. Abandonar es como morir. Todo emerge, se forma y muere. Tú también.
Observando los movimientos del agua el líder aprende que, en la acción, el
tiempo es todo. Como el agua, el líder es fluido. Al ver que su líder no empuja ni presiona, el grupo no resistirá ni guardará resentimiento. Será, entonces, un buen grupo.
Un buen grupo es mejor que un grupo espectacular. Cuando los líderes se vuelven estrellas, ocurre que el educador se hace más importante que la educación.
Y muy pocas estrellas tienen los pies sobre la tierra.
La fama cría fama y te lleva cada vez más lejos. Así volarás lejos de tu centro y te estrellarás.
El líder sabio se conforma con hacer un buen trabajo y deja lugar a los demás. No se queda con todo el crédito por lo que está ocurriendo y no tiene necesidad de ser famoso. Un ego moderado siempre es evidencia de sabiduría.”
(Texto completo en:
http://www.crisbolivar.com/Tao%20de%20los%20l%C3%ADderes%20(resumen).pdf)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar