Trabajar más de once horas al día pone en riesgo la salud cardíaca

Una jornada laboral muy larga, unida a otros factores como el sedentarismo y la obesidad, pueden poner el corazón en jaque.

Ya sea por gusto, necesidad u obligación, permanecer más tiempo del necesario en el lugar de trabajo, puede pasarle la cuenta al corazón en el largo plazo. Un estudio británico publicado en la revista Anals of Internal Medicine advierte que trabajar más de once horas diarias eleva en un 67% el riesgo de sufrir una dolencia cardíaca, en comparación a quienes no sobrepasan las 7 u 8 horas habituales.

Si bien los autores precisan que aún no está claro si trabajar muchas horas es un factor en sí para contribuir al riesgo cardíaco, sí actúa como facilitador de otros factores que pueden dañar el corazón, como hábitos alimenticios poco saludables, falta de ejercicio o depresión.

Por ello, la información sobre las horas que se dedican al trabajo-usada junto a otros factores como la presión arterial, la diabetes o tabaquismo-puede ayudar a los médicos a averiguar el riesgo que tiene un paciente de tener un problema al corazón.

“Considerando que incluir la medición de las horas de trabajo en la entrevista (del médico) es tan sencillo y útil, nuestra investigación presenta argumentos decisivos de que debería convertirse en una práctica habitual”, dijo a Reuters el doctor Mika Kivimaki del university College of London, quien dirigió el estudio.

Suma de Factores

Para la investigación, el equipo del doctor Kivimaki siguió durante 11 años a casi 7.100 trabajadores entre 39 a 62 años, que no presentaban riesgos de enfermedades coronarias al inicio del estudio.

“Los hallazgos de esta investigación respaldan estudios anteriores que muestran una relación entre las horas de trabajo y las enfermedades cardíacas y que obligan a poner atención en cuanto estamos destinando a la vida laboral y cómo eso altera el resto de nuestras actividades”, advierte el cardiólogo Juan Carlos Ferrer.

Eso implica menos tiempo para desarrollar actividad física, mayor estrés y una alimentación que no siempre es la mejor, por ejemplo. Pese a estos resultados, los expertos precisan que los trabajadores no deberían alarmarse necesariamente sobre la salud de su corazón.

“Las actuales evidencias disponibles sobre la prevención de enfermedades cardíacas ponen énfasis en la importancia de centrarse en el riesgo total, en lugar de en factores de riesgo individuales” dijo el doctor Kivimaki.

El experto destaca que “la gente que trabaja muchas horas debería tener un especial cuidado en seguir dietas sanas, hacer ejercicio suficiente y mantener dentro de los límites saludables la tensión arterial, los niveles de colesterol y el azúcar”.

Las enfermedades cardiovasculares, como los ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares, matan a más de 17 millones de personas cada año, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y anualmente, se gastan miles de millones de dólares en dispositivos médicos y fármacos para tratarlas.

Fuente: Diario El Mercurio

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

ad

¡Unete a Conversando en Positivo!